¿Qué es la continuidad del negocio?

La continuidad del negocio es la capacidad de una organización para mantener la funcionalidad de misión crítica durante y después de un desastre. Hay una serie de interrupciones que pueden costar a las organizaciones tiempo, dinero y productividad, y la planificación de la continuidad del negocio les ayuda a prepararse para estos riesgos antes de que sucedan. Las organizaciones modernas tienen una lista de interrupciones potenciales que van más allá de los desastres naturales. Las paradas de servicio, infracciones de seguridad y la competencia del sector pueden representar importantes amenazas para el proceso empresarial.

La continuidad del negocio permite a las organizaciones:

  • Impulsar una productividad de los trabajadores sin interrupciones durante cualquier interrupción del negocio, planificada o sin planificar.
  • Proteger y controlar la información del negocio manteniendo el control de TI en el centro de datos.
  • Simplificar la planificación de la continuidad y las operaciones utilizando la misma infraestructura habitual que apoya a la organización durante las operaciones rutinarias.

En el pasado, las organizaciones confiaban en una compleja serie de estipulaciones físicas para mantener las operaciones durante situaciones de desastre. Desde una perspectiva de tecnología de la información, los participantes tendrían que preparar los terminales, como nuevos equipos de escritorio y tecnologías de redes, para mantener una amalgama de sistemas hasta que se pudiera volver a establecer el funcionamiento normal.

En la actualidad, las tecnologías de nube, los sistemas redundantes y una planificación estratégica mantienen a los negocios en marcha cuando se produce un imprevisto. En el siglo XXI, la gestión de la continuidad del negocio es claramente más fácil, y la creación de un programa sólido para la continuidad del negocio no es el impresionante reto que solía ser. Las grandes organizaciones pueden mantener toda su funcionalidad durante una crisis. Las empresas pequeñas o medianas pueden centrarse en mantener las funciones críticas activas hasta que pase la crisis.

Pero incluso en esta edad conectada, la evaluación de riesgos, la gestión de riesgos y la planificación de recuperación de desastres siguen siendo esenciales para garantizar la continuidad del negocio.

¿Qué tecnologías apoyan la continuidad del negocio?

Las tecnologías integradas compatibles con las plataformas de nube proporcionan a las empresas modernas la capacidad de planificar para casos de crisis, así como de reaccionar y recuperarse de las mismas, tanto si se trata de desastres naturales como ciberataques o fallos de los proveedores. Estas tecnologías ofrecen sus servicios a toda la administración de crisis y las funciones vitales para la empresa en situaciones de amenazas potenciales, además de realizar análisis precisos de las repercusiones para la empresa:

Escritorios y aplicaciones alojados
Los escritorios y aplicaciones virtuales, así como las aplicaciones SaaS y web, son ideales para la continuidad del negocio, ya que permiten que los usuarios accedan a sus aplicaciones utilizando cualquier dispositivo en caso de que un evento inutilice las oficinas y centros de datos de la empresa. Este acceso remoto ayuda a garantizar el proceso de continuidad del negocio.

Administración unificada de terminales
En caso de un desastre, los empleados deberían tener la capacidad de acceder a sus aplicaciones y archivos desde cualquier lugar utilizando cualquier dispositivo. La administración unificada de terminales permite que las organizaciones entreguen de forma segura aplicaciones y datos a los empleados, independientemente del terminal, red o ubicación del usuario.

Sincronización e intercambio de archivos
En un desastre, la disponibilidad de archivos críticos es esencial para continuar las operaciones. Las herramientas de sincronización e intercambio de archivos basadas en la nube proporcionan a los participantes la capacidad de acceder a datos de la empresa desde cualquier lugar del planeta. Además, las opciones de controles basados en políticas y los sofisticados protocolos de seguridad reducen el riesgo de pérdida o daño de datos, con lo que se garantiza que la información permanezca en un estado correcto durante el desastre. En el caso de una infracción grave, las herramientas de cifrado y las opciones de borrado remoto mantienen la información confidencial segura de los actores maliciosos.

Colaboración
Mantener a los equipos conectados durante las crisis es vital para los objetivos de resiliencia y recuperación, y desempeña un papel crucial en cualquier estrategia de continuidad del negocio.

Los planes de contingencia optimizados aprovechan las herramientas de colaboración para pasar las cargas de trabajo a los equipos fuera de la zona del desastre. Las herramientas de colaboración, y esto es importante, utilizan la tecnología de nube para proporcionar a los participantes autorizados acceso prácticamente inmediato a las funciones vitales, tal como dicte el plan de contingencia.

Red de nube
En situaciones normales, las redes de nube proporcionan a las organizaciones la capacidad de aumentar sus recursos a medida que se necesiten. En el caso de que un desastre afecte al centro de datos principal, las soluciones contra desastres pueden dispersar los recursos virtualizados entre ubicaciones secundarias, con lo que se reduce el tiempo de inactividad o se eliminan las paradas de servicio por completo. Estas soluciones proporcionan fiabilidad y rendimiento durante el desastre, proporcionando a los participantes el tiempo necesario para mantener las operaciones del negocio.

¿Cómo apoyar la reducción de riesgo con soluciones de continuidad del negocio?

En un entorno empresarial competitivo, la interrupción de las operaciones puede suponer un coste importante para las organizaciones. La administración de la emergencia pone a prueba la entereza de incluso las organizaciones más preparadas. Para garantizar que los equipos pueden mantenerse productivos y que los participantes de TI pueden cumplir con los objetivos de tiempo de recuperación, los líderes necesitan realizar inversiones estratégicas en tecnologías con capacidad de recuperación. Como apoyo a estas herramientas, las políticas, estrategias de recuperación y las actividades de continuidad estandarizadas permiten que los participantes mantengan el control y apoyan la copia de seguridad de datos incluso en las peores situaciones de desastres.

En sus cimientos, un plan de continuidad del negocio es un sólido marco de trabajo para apoyar a una organización cuando se produce lo inesperado. Al predecir las crisis potenciales e identificar las funciones de misión crítica, las organizaciones aumentan sus oportunidades para superar retos monumentales fácilmente. Un planteamiento sistemático garantiza que todo el mundo comprende sus funciones y tiene la mayor probabilidad de éxito.

Los tres pilares de resiliencia, recuperación y contingencia refuerzan a las organizaciones, proporcionándoles la capacidad de apoyar a los equipos internos, así como a los participantes externos. Con Citrix Cloud y la ayuda de tecnologías de nube e infraestructuras dinámicas, se pueden controlar las crisis más peligrosas.