Tres formas mediante las que los ejecutivos pueden impedir el agotamiento de los empleados y promover el bienestar

Lleva 30 minutos en la reunión mensual de su departamento cuando se pregunta: “¿Dónde está la energía de todo el mundo?” Por toda la sala de conferencias ve miradas vacías y el silencio entre las afirmaciones de cada empleado es ensordecedor.

ARTÍCULO | 6 min lectura
31 de enero de 2020

Su equipo parece cansado, estresado y con pocas fuerzas, hasta el punto de que ha contado cuatro empleados ausentes por enfermedad. En suma, sus empleados están agotados. El agotamiento de los empleados se ha vuelto común, pero es una amenaza enorme para su organización. Según una encuesta de Gallup de 2018, unos dos tercios de los trabajadores experimentan agotamiento; y estos empleados tienen más posibilidades de tomarse descansos por enfermedad y buscar otros empleos. Y aunque sí se presenten estos empleados, muestran menor confianza y compromiso en el trabajo. Como líder de su organización, es vital que siga unos pasos para evitar el agotamiento de sus empleados y promocionar el bienestar. Estas son tres formas de conseguirlo.

1. Fortalecer a los empleados dejándoles controlar su tecnología

Según el psicólogo ocupacional, Cary Cooper, los empleados que sienten que no tienen control ni autonomía en su lugar de trabajo tienen la posibilidad de sufrir una enfermedad relacionada con el estrés; y la sobrecarga de tecnología nueva es un factor importante. El trabajador empresarial promedio utiliza 9,4 aplicaciones distintas para el trabajo diario. Cada vez que tiene que cambiar de aplicación, gasta una valiosa energía mental ajustándose a un contexto nuevo. Añada a este estrés el hecho de que muchos empleados no tienen voz ni voto en qué aplicaciones y dispositivos usar para trabajar, y tendrá un atajo hacia el agotamiento.

Para resolver esto, permita a los empleados elegir la tecnología que usan para trabajar. Por ejemplo, definir unas políticas de BYOD seguras pero flexibles para su oficina permite a los empleados controlar qué dispositivos usar para trabajar. También resulta útil aprovechar la tecnología que se integra con las aplicaciones de consumo más comunes que los trabajadores conocen y les gusta usar. Finalmente, eche un vistazo a la tecnología de espacio de trabajo que reúne todas las aplicaciones empresariales en una sola interfaz. Esto minimiza el cambio de contexto entre aplicaciones para ayudar a los empleados a concentrarse.

2. Implemente una tecnología que reduzca la distracción automatizando tareas rutinarias

Para cuando llegue a este apartado, hay una gran probabilidad de que algo le haya interrumpido. Tanto si fue una invitación a una reunión, como un informe de gastos que necesita su firma o un mensaje de Slack en un canal para toda la empresa, es probable que no haya llegado a este párrafo sin que otra cosa haya requerido su atención. Estas distracciones se producen todos los días, pero tienen un precio mental: los empleados que sufren interrupciones frecuentes informan de un índice de cansancio un 9 por ciento mayor y cometen muchos más errores que los empleados a los que no interrumpen. Estos son síntomas clásicos de agotamiento.

Aunque es imposible eliminar todas las interrupciones de su lugar de trabajo, recuerde que no todas son igual de importantes. Al implementar la tecnología adecuada, se puede filtrar las interrupciones no esenciales usando ajustes que eliminen las notificaciones de Slack, correo electrónico, o actualizaciones de calendario durante ciertos momentos del trabajo. Los nuevos avances en aprendizaje automático e inteligencia artificial también posibilitan la automatización de tareas de poco valor, como respuestas a invitaciones de calendario o la aprobación de informes de gastos. Estas tecnologías ayudan a impedir las distracciones que conducen al agotamiento y dañan el compromiso de los empleados.

3. Programe un tiempo en blanco semanal para todos los empleados

Incluso cuando se han seguido unos pasos para dar a los empleados más control y protegerles de las distracciones del trabajo, una cultura de trabajo “siempre en marcha” puede seguir provocando el agotamiento general. Los lugares de trabajo “siempre en marcha” esperan que los empleados programen su tiempo de trabajo de forma ajustada, que respondan a los mensajes rápidamente en cualquier momento o día y garanticen que su carga de trabajo siempre esté cerca de la máxima capacidad. Según Quartz, el 67 por ciento de los empleados cree que estar “siempre en marcha” tiene un importante efecto negativo en su salud y bienestar, lo que explica por qué los lugares de trabajo “siempre en marcha” tienden a tener una escasa retención y compromiso de los empleados.

La solución es encontrar el equilibrio correcto entre un período de trabajo concentrado y unas horas abiertas en blanco. Al programar unas horas en blanco semanales en los calendarios de sus empleados, puede designar un período en la semana laboral destinado a ideas creativas, proyectos personales y ejercicio físico. También es beneficioso facilitar espacios comunes (como una sala de juegos o un estudio de yoga) para que sus empleados pasen este tiempo en blanco juntos si quieren: esto ayuda al personal a forjar relaciones laborales más fuertes mientras desconectan juntos.

Sus empleados se toman el agotamiento en serio. ¿Y usted?

La investigación de Quartz dice que el 81 por ciento de los trabajadores cree que reducir el agotamiento debería ser una prioridad principal para los empleadores, sugiriendo que los empleados saben que el agotamiento es una amenaza importante que exige atención. ¿Está listo para actuar? Al darle a su personal un mayor control de la tecnología de su lugar de trabajo, priorizar las herramientas que reducen la distracción y reservar un tiempo en blanco para que su equipo desconecte, puede promover una cultura de bienestar en su organización que mantendrá el agotamiento a raya.

BOLETÍN

Fieldwork de Citrix ofrece la información, investigaciones e historias más recientes.