¿Qué es la nube híbrida?

La nube híbrida es una solución que combina una nube privada con uno o más servicios de nube pública, con software exclusivo que permite la comunicación entre cada servicio distintivo. Una estrategia de nube híbrida proporciona a las empresas una mayor flexibilidad transportando cargas de trabajo entre soluciones de nube según fluctúen las necesidades y los costes.

Los servicios de nube híbrida son potentes, ya que proporcionan a las empresas un mayor control de sus datos privados. Una organización puede almacenar datos confidenciales en una nube privada o un centro de datos local, mientras aprovecha simultáneamente los sólidos recursos computacionales de una nube pública administrada y lo gestiona todo en un único panel.

Explore temas adicionales sobre la nube híbrida: 

¿Cómo funciona la arquitectura de nube híbrida?

Es preferible una administración uniforme de los recursos en la nube pública y nube privada a administrar individualmente los entornos de nube, ya que de ese modo se reduce la posibilidad de redundancias de procesos. Unos entornos administrados por separado aumentan el riesgo de lagunas de seguridad, sobre todo si cada solución no está totalmente optimizada para funcionar con las demás. Las mejores prácticas de arquitectura de nube híbrida eliminan muchos riesgos de seguridad a base de limitar la exposición de datos privados a la nube pública.

Una infraestructura de nube híbrida incluye por lo general una plataforma pública de infraestructura como servicio (IaaS), una nube privada o un centro de datos y acceso a una red segura. Muchos modelos híbridos aprovechan las redes de área local (LAN), además de las redes de área extensa (WAN).

Los negocios que adoptan una estrategia de nube híbrida suelen empezar por una solución de IaaS y ampliar las funcionalidades a la nube privada. Para implementar una estrategia híbrida con eficacia, las nubes públicas y privadas deben ser compatibles entre sí para poder comunicarse. En muchos casos, la nube privada se construye para ser compatible con la solución pública.

En los últimos años, proveedores de infraestructura como servicio (IaaS) como la plataforma Google Cloud y Microsoft Azure han facilitado a las empresas la conexión de sus recursos locales a soluciones de nube pública mediante el uso de interfaces de programación de aplicaciones (API) para mejorar la interoperabilidad entre servicios. Además, los arquitectos híbridos pueden implementar una capa de hipervisor para generar máquinas virtuales que se conectan a la nube pública mediante otra capa de software responsable de la orquestación entre entornos de nube.

¿Para qué se usa la nube híbrida? 

Empresas de todo tipo de sectores se han pasado a soluciones de nube híbrida para reducir los costes y aumentar la agilidad. Desde el sector financiero hasta el sector sanitario, los entornos de nube híbrida han demostrado ser eficaces no solo para mejorar la potencia informática y de almacenamiento, sino también para generar ahorros de costes y reducir la dependencia de la infraestructura local. Muchas organizaciones simplemente no tienen espacio disponible para implementar servidores en las instalaciones.

En sectores como la sanidad, donde la privacidad de los datos es primordial y a menudo faltan recursos informáticos privados, una estrategia de nube híbrida es ideal. Permite a los equipos conservar datos confidenciales en un centro de datos seguro y privado a nivel local, a la vez que aprovechan el poder informático avanzado de un modelo IaaS público. Simplificando, cualquier sector que se beneficie de aplicaciones de nubes públicas puede beneficiarse también del modelo híbrido.

LIBRO ELECTRÓNICO

Seis conceptos imprescindibles para la entrega de aplicaciones en entornos de nube híbrida

Obtenga una visión detallada de los elementos imprescindibles para entregar aplicaciones rápidas y de alto rendimiento en la nube.

¿Cómo se administra una nube híbrida?

La administración de una nube híbrida es una tarea compleja, ya que cada solución de nube tiene su propia API, protocolos de administración de almacenamiento, capacidades de redes, etc. Aunque dominar las complejidades de cada solución es posible, no siempre es sostenible. Por este motivo, a menudo los profesionales responsables de la administración de nubes híbridas crean una única interfaz para administrar todos los servicios cloud sin inconvenientes.

Para crear una interfaz así hace falta un equipo familiarizado con el manejo de soluciones de nube y que las redes dispares se comuniquen con eficacia. Por suerte, hay disponibles herramientas de administración de calidad empresarial para ayudar a los administradores de TI a poner su sistema en marcha.

Beneficios de la nube híbrida

Los beneficios de una estrategia de nube híbrida derivan de la capacidad de la solución de dar a los líderes de TI un mayor control sobre sus datos. En esencia, el modelo híbrido ofrece a la empresa múltiples opciones para que las partes interesadas puedan elegir el entorno que mejor se adapte a cada caso de uso individual.

La mayoría de las empresas no necesitan el mismo nivel de potencia de computación todos los días. De hecho, una organización puede descubrir que su necesidad de recursos solo aumenta durante un momento concreto del año. Por ejemplo, puede que una aplicación de seguros sanitarios necesite el doble de potencia de computación durante una inscripción abierta. En vez de pagar por esos recursos adicionales que quedarán congelados la mayor parte del año, una organización puede ahorrar costes extendiendo sus recursos privados a una nube pública solo cuando haga falta.

Un modelo de nube híbrida también requiere mucho menos espacio a nivel local que un modelo estrictamente privado. Una empresa puede implementar una red privada en las instalaciones para manejar necesidades internas y, luego, extenderse automáticamente hacia la nube privada cuando los recursos computacionales superen la disponibilidad local. Este modelo puede beneficiar a empresas emergentes que no puedan permitirse invertir en un enorme centro de datos privado, además de empresas establecidas que necesiten ampliarse de forma rentable.

Casos de uso de nube híbrida

La capacidad de ampliar “on demand” significa que los modelos de nube híbrida tienen muchos usos comerciales.

Nuevas aplicaciones: lanzar una nueva aplicación con una carga de trabajo que no se ha probado conlleva un cierto misterio. Las empresas pronube tienen que aceptar un cierto nivel de riesgo cada vez que prueban algo nuevo. La nube híbrida mitiga dicho riesgo reduciendo la necesidad de una inversión inicial sustancial. La empresa puede implementar la nueva aplicación y pagar solo por los recursos que utilice, en vez de pagar por ellos por adelantado. Si la aplicación falla o se retira por algún motivo, la empresa no perderá mucho dinero.

Conformidad reglamentaria: ciertos sectores están regulados para proteger los datos privados. Sin embargo, quizá no haga falta que todos los datos estén en un entorno privado. Una nube híbrida permite a las empresas cumplir las normativas mientras siguen beneficiando de una potencia de computación expandida. Desde la introducción del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en la Unión Europea, muchas organizaciones han dividido sus datos entre varias soluciones para cumplir las normativas de la UE mientras operan bajo un grupo distinto de normativas en otros sitios. 

Anomalías de las cargas de trabajo: el futuro es impredecible. Una aplicación puede ejecutarse hoy con eficiencia en su entorno actual, pero necesitar mañana mayor potencia computacional. Las soluciones de nube híbrida se adaptan a las necesidades de carga de trabajo, lo que permite que el servicio continúe sin problemas aunque los requisitos de cargas de trabajo se multipliquen. A menudo se denomina a esto “rebosar a la nube” (cloudbursting), porque la carga de trabajo se vierte de un entorno a otro. Es muy parecido a tener una protección contra descubiertos en su cuenta de cheques. Le interesa tener una salvaguarda por si ocurre lo inesperado.

Soluciones de nube híbrida

Con más de 40 proveedores de infraestructura como servicio destacados en el mercado, los líderes de TI nunca han tenido más opciones a la hora de elegir un servicio de nube pública. Además de la nube pública más grande del mundo, Amazon Web Services (AWS), dos proveedores cloud altamente fiables y con amplias capacidades, incluyen:

Microsoft Azure

Microsoft Azure ofrece un excelente soporte para arquitectos de nube híbrida, lo que permite que los proyectos se pongan en marcha rápidamente. La inversión de Microsoft en marcos de trabajo con código abierto también ha facilitado relativamente la adopción de Azure.

Google Cloud

El acceso de Google a tecnologías revolucionarias de “big data” y aprendizaje automático también significa que la plataforma Google Cloud es ideal para las necesidades computacionales muy complejas. 

¿Es la nube híbrida lo correcto para su organización?

El modelo de nube híbrido es una forma eficaz de alinear las prioridades de TI con las necesidades empresariales. Muchas empresas pueden beneficiarse de aprovechar una nube híbrida en lugar de otras opciones. Si se decide entre opciones híbridas, públicas y privadas, la híbrida proporciona claramente la mayor flexibilidad, un factor especialmente importante para las organizaciones que buscan adoptar la transformación digital o mantener el cumplimiento normativo.

Una nube híbrida también puede ser una opción estupenda para las empresas que ya hayan implementado una infraestructura de nube privada. Esto se facilita aprovechando opciones de plataforma como servicio (PaaS) para interactuar con la nube pública. Las organizaciones que deseen proteger mejor sus datos sin perder la potencia de una nube pública pueden beneficiarse trasladando datos confidenciales a una nube privada e interactuando con los recursos públicos.

Además, la nube híbrida es de gran valor para organizaciones con cargas de trabajo dinámicas, cantidades ingentes de datos que procesar o una gran mezcla de servicios de TI. La flexibilidad, capacidad de ampliación y capacidad de respuesta del modelo híbrido no se pueden infravalorar. Además, la capacidad de pagar solo por recursos adicionales cuando sea totalmente necesario puede ayudar a las organizaciones a reducir considerablemente los costes.

Soluciones Citrix para la informática en la nube híbrida

Gracias a las colaboraciones de larga duración con actores clave como Google Cloud y Microsoft Azure, las organizaciones que busquen adoptar un modelo de nube híbrida pueden elegir entre una gama de opciones con Citrix. Tanto si necesita mejorar la seguridad de TI como implementar soluciones de escritorio como servicio (DaaS), Citrix le proporciona todo lo que necesita para adoptar la nube al ritmo que mejor le vaya a su negocio.

Explore los beneficios de la nube híbrida con Citrix DaaS

En Norteamérica: 
1 800 424 8749