El Grupo utiliza Citrix para administrar sucursales de sus empresas en Colombia

El Grupo <a> (antes conocido como el Grupo Chaid Neme) es una empresa fundada en 1932 por el inmigrante libanés de igual nombre, que comenzó en Ocaña, Norte de Santander donde abrió un almacén de telas y sombreros. En 1937 en compañía de su hermano Hares, y con la llegada de la exploración minera, deciden ampliar su negocio a la provisión de repuestos de maquinaria.

En la década siguiente, con el sector automotor, deciden direccionar sus esfuerzos a esta naciente actividad comercial y abren almacenes en Barranquilla y Bogotá.

Con ese mismo espíritu de expansión, deciden incursionar en la industria y a comienzos de la década de los años cincuenta fundan sus primeras fábricas de repuestos. En 1963, nace en Colombia la industria del ensamble automotriz y desde sus comienzos, los hermanos Neme participan como proveedores de equipo original, con partes producidas en sus fábricas, viendo en la producción y comercialización de autopartes el futuro de una actividad de vital importancia para el desarrollo del país.

En la actualidad el Grupo <a> es un conglomerado de empresas diversificadas en cuatro segmentos de negocios: la División Industrial, dedicada a la fabricación de autopartes, productos de plástico y caucho, y herramientas agrícolas. La División Construcción, que lleva a cabo proyectos industriales, comerciales, de vivienda y renovación urbana. La División Comercial, que se dedica a la comercialización de maquinaria de construcción, buses, y camiones marca Volvo; al igual que la venta de autopartes y llantas. Y por último está la División de Minería, que se dedica a la comercialización y servicio de mantenimiento para equipos de minería.

Desafío de Negocios

Para la División de Minería del Grupo <a> se presentó un desafío de negocios: atender a sus clientes del rubro minero en zonas despobladas y con baja calidad de acceso a Internet. “Entre nuestros clientes hay empresas mineras ubicadas en el medio del desierto, en zonas remotas y con nula conexión, a la que se accede por caminos secundarios en vehículos todo terreno y camiones. Esos clientes nos demandan la provisión de equipos de envergadura como maquinarias retroexcavadoras de 43 toneladas, repuestos, autopartes, aceite, combustible y llantas. Para operar, necesitábamos conectar nuestro ERP en esas zonas”, refiere Ana María Aristizábal, Directora Corporativa de Tecnologías de la Información del Grupo.

Esto presentaba varios problemas. No sólo era difícil acceder a conexiones estables a Internet, sino que su costo era muy alto ya que requerían enlaces satelitales para poder correr las aplicaciones corporativas. “Por un lado necesitábamos ofrecer acceso a IBS Enterprise, nuestro ERP desde hace 17 años. Además necesitábamos usar el Sistema de Administración de Mantenimiento Moderno (SAMM), que registra cada evento como el mantenimiento de un equipo, y administra los cambios de aceite, llantas y reemplazos de discos de freno, entre otras actividades, que nos permiten facturarle al cliente los servicios”, detalla Germán Bermúdez, Gerente de Infraestructura de Grupo <a>.

Para poder llevar a cabo este proyecto, primero debían resolver el problema de acceso a Internet. En ese contexto, se analizaron diversas soluciones.

En 2005 se acondicionó un contenedor con aire acondicionado y electricidad, para ser usado como oficina. Primero evaluaron usar una conexión directa al servidor ERP bajo la modalidad Client Access, pero se descartó por ser muy insegura y no es recomendable que el ERP esté montado en un servidor en Internet donde corrían datos de la operación de del Grupo. En segundo lugar, probaron una VPN, pero el servidor respondía muy lento, porque los enlaces satelitales son de bajo ancho de banda y no daban la respuesta esperada.

“La tercera opción fue virtualizar la aplicación. Evaluamos la tecnología Terminal Server de Microsoft, la aplicación Galeón (similar Citrix en Colombia), y por último probamos Presentation Server de Citrix, que fue la solución que mejor funcionó”, agrega Bermúdez.

Implementación de Citrix

Al resultar positiva la prueba con la tecnología Citrix, el Grupo decidió sumar otras locaciones bajo la modalidad de entrega de aplicaciones a distancia, bajando sus costos de comunicaciones.

“Hasta ese momento gastábamos unos US$ 600 al mes por cada una de las 11 locaciones que teníamos en ciudades secundarias como Palmira, Buga, Villavicencio, Urabá, Bucaramanga y Cartagena, entre otras. Eso daba un gasto mensual de US$ 6600, por un acceso frame relay de 1 MB que transmitía la información del ERP. Con la instalación de Citrix pudimos utilizar accesos de banda ancha que costaban 60 dólares cada uno, aumentar el acceso a 2 MB y brindar más servicios por nuestra red”, explica Bermúdez. 

El paso siguiente fue la implementación de un piloto de escritorios virtuales que reciben las aplicaciones residentes en los servidores. En 2013, la empresa hizo el cambio hacia XenApp, XenDesktop y XenServer, junto con Access Team, business partner de Citrix que ayuda a las empresas del Grupo a llevar a cabo sus proyectos de Tecnologías de Información.

“Este año comenzaron a operar escritorios virtuales desde el cual pueden acceder a toda su información corporativa desde donde se conecten”, agrega Lorena Pachón, Analista Comercial de Access Team.

Beneficios Clave

Entre los beneficios clave que tuvo el Grupo <a>, el más importante es la entrega de sus aplicaciones corporativas en locaciones remotas y de difícil acceso tanto físico como a nivel de conectividad.

En segundo lugar, lograron un ahorro sustancial de costos, al poder utilizar las conexiones de banda ancha disponibles en el mercado hogareño y de pequeñas empresas, que permiten la entrega de las aplicaciones gracias a la optimización que permiten las tecnologías Citrix.

“Nuestro costo en conectividad es de diez veces menor que hace unos años, y las velocidades que obtenemos nos permiten dar servicios en cualquier locación del país”, asegura Ana María Aristizábal, Directora Corporativa de Tecnologías de la Información del Grupo <a>.

Esto permitió extender la infraestructura optimizada con más servicios, como el software Aurora de Heinsohn con el que hacen la liquidación de nómina. “Hoy contamos con servicios para 254 usuarios. Hasta hace unos meses teníamos 128, y como nos acogimos a una promoción en la renovación de licencias, pudimos duplicar la cantidad de gente que utiliza las aplicaciones”, detalla Bermúdez.

Planes a Futuro

En 2014 comenzará la implementación de Oficina Virtual para algunos de sus funcionarios. “Encontramos que hay muchas oportunidades para seguir creciendo en el Grupo <a>, y que nos permitirán expandir los servicios a más países”, concluye Aristizábal.