Uno de los principales cambios que se perciben en la industria financiera en los últimos años es el avance hacia la multicanalidad en la atención a sus clientes. Antes todo se resolvía cara a cara en la sucursal bancaria; hoy, hay un número mucho mayor de canales de contacto que van desde el sitio web, aplicaciones, contacto telefónico, SMS, correo electrónico y mucho más. Incluso puertas adentro, también utilizan nuevas tecnologías para trabajar y comunicarse entre equipos.

El uso de todas estas herramientas comenzó a generar que se tome conciencia real sobre el tráfico existente entre las diferentes sucursales y se incrementó la presión para lograr que todo funcione correctamente pero cuidando mucho los costos. En este contexto existen dos caminos: la estrategia del NO o apostar a mejorar la red.

La estrategia del NO tiene que ver con restringir el uso de herramientas que sobrecarguen la red. Pero, ¿queremos ahorrar costos y cuidar la red prohibiendo por ejemplo que nuestros empleados ingresen a Facebook o a Youtube? Definitivamente no es una opción acertada para los tiempos que corren y menos si queremos cuidar a nuestros talentos de la generación Millennial.

El camino correcto es, sin dudas, mejorar la red; más aún si pensamos que ninguna innovación tecnológica es posible si la red no está preparada para ello. Y en este sentido, SD-WAN puede potenciar a esta industria y brindarles beneficios clave tales como:

  1. Reducción de costos: permite gestionar enlaces de forma más económica sin comprometer la calidad. De esta manera, es posible ahorrar costos de ancho de banda y a la vez servir hasta cuatro veces más usuarios. También reduce el consumo por escritorio hasta en un 80% y reduce el tráfico hasta en un 95% para aplicaciones que requieren utilizar gran ancho de banda tales como la visualización de vídeo, transferencias de archivos, copias de seguridad, entre otros.
  2. Alta disponibilidad: hace posible contar con más enlaces por sucursal garantizando, a la vez, la seguridad. En este sentido, SD-WAN garantiza que la experiencia del usuario en la sucursal y en el ámbito móvil son iguales de ricas y eficientes que en la sede central.
  3. Más agilidad para el negocio: si, por ejemplo, el banco necesita habilitar un cajero automático de forma temporaria en un lugar puede hacerlo sin tener que habilitar un enlace físico. Luego, cuando quiere retirarlo, se lleva el cajero y listo; rápido, ágil y adaptado a las necesidades del negocio.

La industria financiera necesita seguir creciendo, innovando para atender mejor a sus clientes, poder abrir sucursales de forma más rápida no sólo en las grandes ciudades sino en lugares remotos y brindarles mayor movilidad a sus empleados. Pero sin optimizar la red, nada de esto es posible. Quedará en la decisión de cada CIO si prefieren usar la estrategia del NO o llevar su rol a otro nivel implementando tecnologías que preparen la red para las necesidades que la industria tiene hoy.

Banner Si Spanish