Cuando hablamos de avances, siempre solemos pensar en grandes innovaciones futuristas que van a cambiarnos la vida en algún momento a largo plazo. Pero al hablar con gerentes de TI de la industria de la salud me gusta que pensemos primero en aquellas otras cosas, a simple vista, más pequeñas que pueden cambiarlo todo aquí y ahora. Porque incorporar tecnología no es una acción vanguardista, es detectar una necesidad y dar respuesta con herramientas que simplificarán procesos, mejorarán la atención y, especialmente en esta industria, contribuirán a salvar vidas.

Algo que definitivamente tiene que evolucionar en el sector de la salud es el manejo de las historias clínicas. De hecho, ya hay instituciones que están avanzando en la digitalización de la información de los pacientes. Pero el reto no termina ahí, la clave de digitalizarla es poder acceder a esa información desde distintos lugares e incluso compartirla entre instituciones de salud cuando sea necesario. Esto nos lleva a la necesidad de crear un espacio de trabajo digital.

Al crear un espacio de trabajo digital, gracias a la virtualización de los datos, los médicos podrán acceder a la información más fácilmente y siempre estará actualizada. Ya existen muchos hospitales dónde los médicos visitan con sus tablets a los pacientes internados o que registran en una computadora resultados de estudios clínicos y medicación recomendada, luego de la consulta médica. Pero no sólo pueden virtualizarse las historias clínicas sino también estudios como radiografías, ecografías, por ejemplo; y los médicos podrán acceder a esta información para hacer consultas e incluso para hacer un diagnóstico remoto.

Desde mi punto de vista, la posibilidad de tener toda la información consolidada y accesible desde dispositivos (dejando atrás la acumulación de papel) es fundamental para avanzar hacia el diagnóstico remoto. Esto gana relevancia, por ejemplo,  cuando se hace el seguimiento de un paciente grave y el médico debe estar siguiendo el caso minuto a minuto incluso cuando no está en el hospital. O incluso cuando personas que se encuentran radicadas en una ciudad quieren realizar alguna consulta o buscan la opinión de un médico que se encuentra en otro punto geográfico.

Todos estos avances tienen un impacto enorme en la atención a los pacientes. Y simplifican la forma en que los médicos trabajan permitiendo que dediquen más tiempo a la salud y no a engorrosos procesos administrativos. Pero, a la vez, abren una interrogante sobre la seguridad y confidencialidad de la información. Y una vez más la respuesta viene de la mano de la tecnología. Porque precisamente al virtualizar la información queda siempre segura en el centro de datos y nunca se almacena en el dispositivo utilizado. Y también se puede llevar un control de quienes acceden a los datos y establecer niveles de autenticación.

Virtualizar es el primer paso que les recomiendo a los gerentes de TI cuando me plantean que quieren llevar a su hospital hacia otro nivel. A partir de ahí, tenemos la base para evolucionar y revolucionar la atención médica. En próximos posteos les voy a contar más sobre innovación en este sector, por eso los invito a estar atentos a nuestras novedades. Y, como siempre, cuéntenme sus perspectivas, sus dudas, debatamos juntos sobre cómo ser estratégicos y realizar un verdadero cambio en esta industria. El cielo es el límite!

Heathcare Banner