Al analizar los datos relacionados a seguridad móvil de nuestro Estudio de Movilidad realizado en Brasil, México y Colombia, quedé aterrado. Me pareció increíble identificar que aproximadamente el 70% de las empresas no cuentan con una política de seguridad (BR 62%, MX 77%, COL 68%).

Claramente, los encargados de TI entrevistados consideran a la seguridad como una de sus principales preocupaciones. Pero por alguna razón esa preocupación no logra traducirse en iniciativas concretas para resguardar uno de los bienes más preciados de toda empresa: su información confidencial.

Para indagar un poco más sobre su percepción de la seguridad les consultamos a qué amenazas a la seguridad móvil creen que están expuestas las empresas; y corroboramos que siguen vigentes los temores tradicionales a ataques externos y riesgos internos de exponer los datos clave:

  1. Usuarios externos que acceden al sistema para robar propiedad intelectual, que buscan acceso no autorizado a datos privados o quieren cometer fraude
  2. Descuido de usuarios internos que dan acceso a datos privados
  3. Software Dañino

Pero también les consultamos qué aspectos les preocupan más cuando piensan en acceso remoto a los datos corporativos. Las respuestas en los 3 países se centraron en la descarga y uso de aplicaciones.

  1. Controlar el acceso a las aplicaciones
  2. Que el departamento de TI pierda el control sobre la adquisición de aplicaciones
  3. Que la plataforma de compra o adquisición de apps no sea segura
  4. Que las aplicaciones nos sean seguras

Es lógico, el mundo de las aplicaciones continúa creciendo y hoy los usuarios encuentran una aplicación simple y rápida para solucionar procesos de su vida cotidiana. Incluso, tareas de su rutina laboral si la compañía no se encarga de proveerles aplicaciones corporativas eficientes y seguras.

Inevitablemente, todos estos datos me hicieron reflexionar sobre la diferencia entre preocuparse y ocuparse porque creo que eso es lo que está fallando al implementar la movilidad. Hay empresas que no logran transformar la preocupación en una acción concreta que los ayude a brindar movilidad y a la vez garantizar la seguridad de la información corporativa. Pero como dijimos en el post anterior, la movilidad ya está sucediendo y ante esto solo veo dos caminos posibles a seguir. El primero es resistirnos al cambio e ignorar lo que sucede exponiéndonos a un contexto totalmente inseguro. La otra alternativa es abrazar el cambio y tomar las decisiones necesarias para transformarlo en una ventaja competitiva. Yo me inclino siempre mucho más por el segundo.

Synergy Banner