El pasado 29 de Julio Microsoft realizao el lanzamiento de su sistema operativo más reciente, Windows 10.

De un modo u otro todos ya estamos al tanto de esto, pero esta novedad es sólo el comienzo. La actualización es gratuita para todos aquellos consumidores que utilicen Windows 7 u 8.1 con o sin licencia, y aunque esto parezca sólo importante para el “mundo del usuario final” tendrá un gran impacto en la empresa.

En los últimos años hablamos bastante de BYO y es una realidad que muchos empleados ya están accediendo a la información y a las aplicaciones corporativas desde dispositivos propios. De hecho, Según ComputerWorld, más de 350 millones de dispositivos se actualizarán a Windows 10 antes del 29 de julio de 2016. Por lo tanto, la empresa puede estar lista o no para migrar a Windows 10; pero ciertamente muchos de sus empleados van a empezar utilizarlo a partir de la próxima semana.

Para ayudarlos en este proceso, les compartimos tres pasos simples para crear una estrategia de apoyo y migración que haga sentido a la realidad de la compañía:

Paso 1: Garantizar la continuidad del negocio

La prioridad principal es garantizar que las aplicaciones y datos existentes que son críticos para los negocios cuenten con soporte y estén disponibles en el nuevo sistema operativo. Para poder mantener el entorno de trabajo habitual es posible entregarles a los usuarios soporte de aplicaciones y escritorios corporativos basados en Windows 7. Para hacerlo, sólo deben darles el link para descargar Citrix Receiver y publicar allí estas aplicaciones y escritorios a través de XenApp. De esta manera, los empleados pueden obtener los beneficios de Windows 10 en su propio dispositivo cuando quieran tenerlo, y la empresa no tiene problemas de compatibilidad. Sobre todo si aún no testearon qué tan compatibles son sus aplicaciones con el nuevo sistema operativo.

Paso 2: La compatibilidad de las aplicaciones con Windows 10

Otro aspecto importante es migrar las aplicaciones al nuevo sistema operativo, un proceso que puede resultar costoso y llevar mucho tiempo sin las herramientas y procesos adecuados. Pero hoy probar la compatibilidad de las aplicaciones puede ser mucho más fácil utilizando AppDNA. AppDNA permite leer el ADN de cada aplicación, generar un informe inmediato sobre la compatibilidad de cada aplicación con Windows 10 y solucionar problemas; así es posible reducir el costo y la complejidad de actualizar y migrar las aplicaciones hasta un 90 por ciento.

Paso 3: Identificar la forma de hacer el cambio según su organización

Recuerdo que antes solíamos apresurarnos a realizar la implementación de los nuevos S.O para que el usuario tuviera tiempo de adaptarse, entrenarse y aceptar las nuevas reglas que conlleva el cambio. En los tiempos que corren, creo que esto no es necesario, hoy los usuarios están mucho más inmersos en la tecnología y esto los hace menos temerosos a este tipo de actualizaciones. De todos modos, cada CIO va a definir la estrategia que mejor funcione para su staff, quizás sea hacer el cambio de S.O de forma total o ir realizándola de manera gradual mientras los empleados se mantienen productivos utilizando sistemas anteriores. Sin dudas, sea cual sea la forma, contar con XenApp y XenDesktop vuelve a la migración un proceso mucho más fácil y le da mayor control sobre la misma al departamento de IT.

En conclusión, esta migración no es la primera que las empresas llevan adelante ni será la última. Ya muchas compañías han probado lo fácil que es migrar utilizando virtualización al dar el salto a Windows 7. Y para aquellos que aún no lo han hecho, quizás esta sea una oportunidad ideal para adoptar la virtualización de aplicaciones y escritorios como estrategia a largo plazo para mejorar la administración, seguridad y rendimiento de aplicaciones y escritorios Windows.